1290

Aquietar la Mente ... By Claudia Luna


Los pensamientos parecen surgir de una fuente inagotable. La mente nunca cesa de pensar. El cerebro y su entrenamiento, años de estudios y de incorporar conocimientos han resultado en progreso en todos los campos de la humanidad.

Sin embargo el hombre no es más feliz. El estrés es una de las causas de muerte más comunes. La ansiedad causa estados de pánico, desórdenes alimenticios, incapacidad para socializar, destruye nuestra autoestima y nuestro cuerpo físico y psicológico.

Y sin embargo nos dedicamos a pensar. Nos entrenamos para pensar aún más. Nos resistimos a llevar a nuestro ser a un estado de "no pensamiento", como si esto fuera contrario a nuestra humanidad.

Seguimos empeñados en dejar que nuestras voces internas rijan cada uno de nuestros actos y nos perturben el silencio que es el camino de regreso al amor y a la dicha.

Eternas discusiones de pareja, conflictos y enfrentamientos diarios con nuestros padres, con nuestros hijos, colegas, extraños y amigos.

La película parece llamarse el hombre en busca de la razón... Queremos tener razón. No sabemos aún para qué, ni que haremos con ella, pero necesitamos que nos validen ese diálogo interno, la mayoría de las veces erróneo y teñido de miles de juicios y condicionamientos

No importa ! Dame la razón y punto ! Eso me da seguridad. Me da tranquilidad. Hasta que alguien nuevamente nos hace algo que nos quita el control y volvemos a llorar por la razón.

Muchas veces aún a costa de romper vínculos fundamentales, o de arruinar relaciones que de otra manera serían maravillosas, vamos por el mundo enarbolando la bandera de la razón y la necesidad de control, en un viaje bastante cursi y sin beneficios verdaderos.

Y es que nuestra mente y sus continuos chats internos, no deja de dictarnos ideas y pensamientos que nos alejan cada vez más de los otros y cada vez más de nosotros mismos.

Cultivando la práctica de la meditación y aprendiendo a encontrar esos espacios entre pensamiento y pensamiento, podremos lograr aquietar la mente y recuperar el silencio, ese campo de dicha y bienestar que es nuestro hogar y que nos pertenece.

Entrega la razón. Ríndete ! Baja la bandera de tanta palabrería sin sentido luchando por algo que no te sirve, que no te eleva, que no te "conviene", ni te nutre, ni te hace feliz.

Ve por el mundo sin razones ... Sin querer saberlo todo y dictarlo todo, sin tener control... Como un pájaro que vuela libre y se nutre de las flores y disfruta el cielo, el viento, el sol y su música endulza los oídos de la humanidad

Vuélvete silencio y nadie ni nada se resistirá a oírte.

Namaste

Claudia Luna

22 views
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de YouTube