1290 Las Penas ... By Claudia Luna

Las Penas ... By Claudia Luna


Hay veces en la vida que nos tocan algunos dolores... Situaciones que escapan nuestro control, que nos causan tristeza o pena, amargura o malestar.

En esas situaciones, nos cuesta mantenernos en calma. Nos sentimos impotentes, confundidos, agobiados.

En esos momentos recuerda que todo pasa. Nada queda tal cual es. Así como lo bueno se termina también lo malo se termina.

Recuerda cuantas veces en tu vida estuviste en situaciones buenas y malas y donde están hoy esas situaciones ..? Ya pasaron ... Entonces "esto también pasará" como dice la Biblia...

Tus circunstancias son temporales y no afectan tu alma. Lo que tú eres, está más allá de las circunstancias, todas situaciones y los deseos de la personalidad.

Acepta el dolor. No rechaces nada. Recuerda que lo que resistes persiste. Deja la vida fluir. Y pide siempre sabiduría. Desapégate de todo. El que sufre es el ego que está apegado a las cosas y a las personas.

El ego se aferra a todo y se rehusa a dejar ir. Y es asĂ­ como queda atrapado en una trampa mortal de temporalidades que cree eternas.

Haz cada dĂ­a lo mejor que puedas, da todo el amor que puedas, y no te identifiques con tu forma temporal porque eso no eres tĂş.

Aprende el mensaje que te trae el dolor, trata estas situaciones como huéspedes en tu casa, que llegan y se van. No les des tanta fuerza, ni les invites a que se queden para siempre.

No te hagas amigo o amiga de tus emociones. Muchos coaches opinan lo contrario. Te aconsejan identificar tus emociones asĂ­ las sientes etc etc Esto lo Ăşnico que hace es entretener tu mente.

Yo te quiero vacío ... Sin ruido. En la tranquila paz del amor de Dios que vive en tu ser. Allí donde miras de lejos las situaciones y las emociones que ellas provocan. Y solo vienen y van. Sin análisis, sin tanto "mambo jambo" Solo vienen y se van. Tú eres un mero espectador de ese circo de tu mente.

Despréndete. Desapégate. Renuncia a tanto drama. Vete de ese lugar del pensamiento, hacia un campo de rosas y sueños, de dulzura y armonía, donde nada es tan grave porque todo es solo una película. "La vida es sueño decía Calderón de la Barca ... "

Si... La vida es sueño. Y debes despertar para poder experimentarla desde la conciencia.

Se un viajero en busca de conciencia, que para eso estás aquí en este mundo. Ofrece tu dolor a Dios, ponlo al servicio de tantos otros que sufren también. Y comprende que tú eres amor, luz y paz.

No te dejes engañar por unas cuantas penas, que la vida tiene belleza por todos lados, incluso en la peor de las circunstancias.

Quédate desnudo y despréndete de todo. Y así carente de deseos de cosas temporales, se encenderá en ti la llama del único deseo que te dará dicha y bienestar. El deseo de resaltar tu semejanza a Dios, de parecerte a él.

Cuando entras en ese nivel de conciencia, te vuelves intocable, te vuelves poco disponible para las banalidades de este mundo.

Como decía Carlos Castañeda "Preocuparse es llegar a ser accesible, inadvertidamente accesible. Y una vez que te preocupas te aferras a cualquier cosa por desesperación; Y una vez que te aferras estas atado a agotarte o agotar a quienquiera o a lo que sea que te aferras.

El hombre medio se une a sus semejantes, mientras que el guerrero se une solamente al infinito."

Jesus murió de la peor manera que puede morir un ser humano, para enseñarnos a desapegarnos del ego completamente.

Todos los monjes y sabios de la humanidad, supieron entender esta verdad Ăşnica. No somos nada cuando estamos en la carne, en el ego, en lo exterior, y somos parte intrĂ­nseca de Dios, cuando estamos en el Ser, cuando nos replegamos hacia adentro, y nos quedamos solos y en silencio, vacĂ­os de nosotros mismos y llenos de la divinidad.

Somos ciudadanos de dos mundos y ambos nos jalan por igual. Nos desgarramos tratando de conformar al uno y al otro. Al personaje y a la esencia, al ego y al Ser, al hombre y a Dios.

Es por eso que sufrimos. Una vez comprendido esto, se transciende el sufrimiento y se alcanza paz. Y en la paz reina la alegría, la dicha y la inocencia. En paz los dolores y las penas pueden incluso seguir allí en nuestro sistema, pero nosotros somos más.

Bendiciones

Claudia Luna

28 views
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de YouTube