1290 No Ego, No Problema. By Claudia Luna

No Ego, No Problema. By Claudia Luna


Todos los problemas que tenemos los seres humanos vienen de la identificación con las formas.

Quienes somos realmente es esa sagrada presencia que es nuestra conciencia, el espíritu, el alma.

Pero nos contamos otra historia.

Creemos que somos esta persona. Este nombre, hijos de una determinada familia, enamorados de tal o cual persona, padres de unos niños que se nos parecen físicamente, profesionales o estudiantes de una carrera universitaria, o trabajadores o empresarios, emprendedores o maestros.

Construimos, adquirimos o rentamos una casa a la que llamamos hogar, y nos dedicamos la vida entera a sostenerla, a decorarla, a mantenerla. Nuestro hogar se nos parece en nuestros gustos, le ponemos unas flores, unas plantas, y nos sentimos seguros de tenerla.

Nos instruimos, aprendemos cosas, tenemos hobbies, practicamos deportes, nos apasionamos, nos decepcionamos, cumplimos años, vamos a fiestas y encuentros, elegimos una religión, una forma de vida, y les inculcamos a nuestros hijos todo esto, con fuerza, hasta nos ofendemos y molestamos cuando los otros no la respetan.

Esto somos. Nuestra historia. A veces nos queremos, a veces nos odiamos y hacemos todo lo posible para que esa historia que nos contamos tenga un final feliz.

Si algo no anda bien en nuestra vida, en esa historia que nos contamos de lo que somos, entonces recurrimos a terapias, a consejeros, a libros a doctrinas. O rezamos y hacemos muchas promesas, a ver si Dios escucha y me arregla mi historia.

Yo te tengo una noticia. Nada, nada, nunca, jamás.., podrá ser suficiente para que tu historia sea feliz.

Siempre te faltara algo. Siempre habrá dolores, desafios, situaciones que enfrentar y sobrepasar.

Tu casa nunca será exactamente como quieres, y si lo es, tu cuerpo no será tan perfecto como sueñas, y si lo es, tu rostro no será tan armónico como esperas, y si lo es, tu hombre o tu mujer no te amara, y si lo hace, tal vez algún día te causará pena, o tristeza, o te dejara, o simplemente no estará en este mundo.

Tu profesión no te hará sentir realizado, realizada, o si lo hace, no te dejará tiempo libre para tu pareja. Y si lo hace, no alcanzará el tiempo para tus hijos, o para tu actividad favorita o solo para descansar.

La vida nunca te dejará en paz.

Y tú te quedarás así sorprendido detrás de mis letras y me dirás... Entonces Claudia... Que esperanza tengo de ser feliz..? De tener bienestar ..? De vivir como yo quiero, de lograr todos mis sueños..?

Y yo te responderé: La única esperanza, o mejor dicho, la única certeza que tienes es regresar a tu verdadero hogar.

Eres un ser espiritual. Eres un alma con un fin, un propósito que cumplir en este mundo. "Eres" más allá de todas las historias que te cuentes, de tragedias y comedias, de llantos, de dramas y dolores, de miedos y de enfados, de crisis, o de logros.

Tu Eres... Y solo cuando comiences a vivir desde ese lugar, desde esa presencia, más allá de historias y etiquetas, más allá de cómo te va en la vida. Cuando empieces a vivir desde el "Ser" y no desde las "Formas", serás libre y autentico, serás simple y completo, estarás agradecido y trabajaras para servir, dejaras de engordar tu ego, tus cuentas bancarias, o abarrotar de objetos tus casas, o llorar porque no los tienes, porque eres pobre, porque no te quieren tanto, o no te alaban, o no juegan tus juegos.

Dejarás de llorar como niña, como niño caprichoso, dejaras de exigirle a la vida tanto, aceptaras tu vida con simpleza y amor, y cesará esa tragi-comedia que te cuentas como tu vida.

Cuando regresas a tu verdadero Ser, toda la atención que estaba puesta en esas pequeñeces de tu diario vivir, o en tu pasado, que ya no tiene remedio, o en tu futuro, que no te salvará de nada, porque solo será más de este presente que tienes, si no cambias...

Cuando le quitas el foco a todo ese "mambo jambo", y enfocas tu atención en tu presente, te vuelves presencia, te despiertas, te iluminas, vuelves a la vida.

Y sentir la intensidad de estar vivo. La vida en cada parte de ti, eso es ser feliz. No lo que tienes o te falta.

Y eso sólo ocurre en el momento presente. Porque cuando lo defines, cuando lo cuentas como una historia, pierde vida tu vida. Pierde oxígeno. Se vuelve letra muerta.

Todo está muerto en la abstracción de la mente. Solo cuando te vuelves presencia, cuando vuelves al presente entonces estás vivo

Vivir así es estar completo. La vida en sí misma, que está en ti, es abundancia, es eternidad, es salud, es belleza, es paz, es éxito, es felicidad.

La vida en ti. No tu historia.

La acción no es de una alta cualidad, si reducimos este momento como un medio hacía un fin. Si siempre estamos involucrados en nuestra historia y su próximo capítulo y no estamos totalmente presentes.

Solo cuando vuelvo a mi ser, dejo de lado mi historia, y con ella mis sufrimientos. Dejo de identificarme con el ego, y allí mismo mueren mis problemas. Eso es una acción de mucho poder.

El verdadero poder es "Ser consciente", estar presente, despertar, más allá de historias y de tiempos. Entonces me fundo con el todo, descanso en mi Ser. Y Dios me cuenta como sigue este cuento, que tiene siempre un final feliz, justamente porque no tiene fin...

Con Amor,

Claudia Luna

33 views
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de YouTube