1290

Tu Lado Oculto ... By Claudia Luna 🌹


Todos nosotros procuramos, con todas nuestras fuerzas, mostrar nuestro lado más amable, nuestra cara más linda y ocultamos con ahínco aquella parte nuestra de la cual nos sentimos avergonzados, esa cara poco amable, disfuncional, irascible o temerosa, vulnerable y reactiva, mezquina o cruel.

Nos procuramos una personalidad que no deje ver detrás de la cortina, todos aquellos detalles de nuestras vidas, que deseáramos que no existan, que no podemos borrar, y escondemos con mucho esfuerzo las miserias bajo la alfombra y nuestros muertos en el closet.

Las dos caras de mi mismo, son reales.

Todos tenemos dentro a la Madre Teresa y a un psicopata escondidos esperando aparecer.

Una palabra, un gesto, una situación, un desacuerdo, un grito, un sonido, un olor, un hecho fortuito, una persona, un lugar... y el psicopata despierta y sale a defenderse de ese imaginario o real ataque.

Y es que vive en mi. Nació de aquellos dolores y carencias no resueltas de mi infancia.

De todas aquellas veces que me he sentido despreciado, disminuido, rechazado, lastimado, poco amado.

Alimentado de cada dolor emocional y de mis miedos, está oculto en mi, hasta que algo o alguien dispara la memoria que lo despierta.

Cuanto más dolor y miedo tengo, más activo y más despierto. Y según lo alimenté con pensamientos y recuerdos dolorosos, o no lo alimente para nada, estará débil o fortalecido.

Por otro lado desde mi Ser, desde mi alma o espíritu, soy solo amor. Soy de Dios. Y todos los atributos y cualidades de la conciencia viven allí.

Desde mi Ser soy alegre, pacifico, amoroso, compasivo, generoso, puro, noble, verdadero.

El cuerpo del dolor emocional, esa carga que vienes arrastrando hace años, es el que mantiene vivo al psicopata que forma tu ego y te llena la mente de pensamientos negativos, críticos, enjuiciadores y de poco amor.

Son esos pensamientos condenatorios hacia ti mismo y hacia los otros, los que no permiten a tu mente quedarse quieta, en silencio y observando, para que entre en ella claridad y luz, para que entre Dios.

Y tú te castigas. Eliges alimentar al psicopata porque no sabes cómo salirte de allí.

Y lo ocultas todo lo que puedes porque necesitas a gritos y urgentemente ser amado. Necesitas amor. Y no quieres ser descubierto porque así nadie te amará.

Pero no sabes cómo recibirlo a ese amor y tampoco sabes darlo. Porque estás atrapado en tus pensamientos paranoicos y dolorosos, condicionados y prejuiciosos, llenos de culpa y sin poder perdonar.

Debes comprenderte. Entender que en ti viven esas dos personalidades por eso somos todos “bipolares” el bueno y el malo y tratar de la misma manera a esos dos impostores.

Por qué..? Porque no puedes ser todo el tiempo ninguno de ellos y porque cuando no logras ser siempre “bueno”, te frustras y te amargas, cuando no logras quedarte “sin reaccionar” en un desacuerdo, sientes que te traicionas a ti mismo, y te sientes falso, que retrocedes, y te apenas.

Entonces qué hacer ..?

Debo acaso dejar salir ese psicopata y devolver el daño, o causarlo para aliviar mi dolor o para vengarme o para sentir que tengo el control ..?

Debo reprimirlo y ocultarlo, y procurar ser siempre bueno, aunque por dentro me remuerda la rabia y los deseos de explotar..?

No... Debo “sanar”...

Llevar luz al sótano de mi casa interior y encontrar allí a ese “psicopata” que en realidad es solo un niño herido y muerto de miedo, que reacciona como un animal salvaje cada vez que siente o cree que lo están por volver a lastimar.

No debo ni esconderlo, ni disfrazarlo, ni reprimirlo, ni ignorarlo, ni despertarlo, ni potenciarlo, ni alimentarlo.

Debo SANAR

Mi propósito al exponer estas dos caras ocultas de mi mismo, no es justificarnos en acciones viles, o comportamientos erróneos y quedarnos así sin cambiar, sino más bien ayudar a “comprendernos”, entender los mecanismos secretos y ocultos detrás del ego, de la mente condicionada, de los traumas del pasado, para de esa forma, sanar.

Eso es la iluminación, “llevar luz al inconsciente”. Iluminar esos rincones oscuros de mi pasado, donde parte de mi se encuentra aún atrapada, y sin poder salir.

Es recorrer con conciencia ese laberinto de mi mente, para que mis acciones tengan sentido y también mis reacciones. Es aprenderme, es comprenderme, para “Sanar”

Y así corregirnos sin castigarnos, observarnos sin culparnos, y suavemente y con paciencia mejorar cada día hasta finalmente despertar a una conciencia más elevada.

Para quien ..? Para mi, para mi propio bien

Para sentirme digno y no falso. Para sentirme sano y no dividido, para sentirme congruente con mis pensamientos y acciones y no inconsecuente.

Para sentirme uno. Unificado y ver esas dos caras como partes de mi que no me definen, porque yo estoy más allá de ellas, mi naturaleza es divina, mi alma es eterna y desde allí soy Amor.

Para dejar de mentirme a mi mismo. Para gritar lo que soy sin vergüenza y con aceptación. Porque quien no se acepta a sí mismo, no acepta nadie, y porque quien se juzga duramente, hace lo mismo con los otros, quien se desprecia, desprecia, y quien se ama finalmente logra amar.

De nada sirve construir una imagen de nosotros mismos muy bonita, si al final de cuentas en las noches me quedo solo con mis pensamientos y mis realidades, y allí saldo cuentas, castigándome de alguna u otra forma.

Debo ser autentico. Reconocer que muchas veces el ego me ha vencido y ha dejado salir esa parte enferma de mi, que necesita lastimar para resarcir daños pasados.

Antes no pude defenderme porque era un niño, entonces ahora me defiendo con la fuerza de un huracán

Antes no pude imponerme, pero hoy si, antes no pude controlar, por eso hoy no permito que se me controle.

Y de esa manera alimento al niño herido, al psicopata y sigo enfermo y sigo asustado y sigo mintiéndome, y sigo amargando, distraído de mi vida, enfadado con mi suerte, y alienado de los otros y de todo lo demás.

Reconocer y comprender que en mí viven estas dos personalidades, dejar de ocultar y disfrazarme, es comenzar el camino hacia la autenticidad.

Un ser auténtico es aquel que es el mismo, con sus defectos y virtudes porque sabe que está más allá de ellos, y se construye día a día, sin justificarse pero comprendiéndose, con paciencia y con amor, y entonces puede relacionarse con el otro con empatía, porque sabe que los demás también están igual, tratando de despertar.

Alimenta tu ser con oración, con meditación, aprende, genera conciencia y el psicopata morirá de hambre, mientras que tu “Ser” tomara el timón del barco de tu vida, llevándote hacia el país de tus sueños, donde reina la paz y la armonía y donde se encuentra el tesoro del amor.

Nos vemos allí

Claudia Luna 🌹

www.claudia-luna.com

claudialunacursos@gmail.com �


49 views
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de YouTube